Atrévete a salir de tu zona de confort

zona de confort

Atrévete a salir de tu zona de confort

Rate this post

¿Estás harto de horarios interminables de trabajo en tu empresa, sin tiempo para dedicar a tu familia o a tu entorno? ¿Has soñado alguna vez con dejarlo todo y dedicarte a lo que realmente te gusta?

¿Te conformas con tu puesto de trabajo o le plantarías cara a lo desconocido para montar algo por tu cuenta que realmente te llene?

¡Solo se vive una vez! Si eres de los míos, atrévete a dar un paso al frente y sal de tu “zona de confort”.

zona de confort

1. SIGNIFICADO DE LA ZONA DE CONFORT

Supongo que lo habrás oído o leído en varias ocasiones, pero ¿qué es realmente la “zona de confort”?

La zona de confort es, en rasgos generales, el conjunto de límites que nos impiden avanzar en nuestra vida; nos evita obtener cualquier progreso en nuestra vida y, por lo tanto, en nuestro entorno.

Se trata de un estado donde nos encontramos cómodos con nuestra rutina diaria, sin presiones y con todas nuestras aspiraciones cubiertas; un espacio donde estamos seguros porque lo controlamos todo, una zona donde nada se nos escapa y que conocemos de principio a fin.

La zona de confort la hemos ido conquistando, es donde lo tenemos todo aprendido, pero también nos ha conquistado a nosotros.

Sin embargo, no todo en la zona de confort es bueno, pero aún así lo aceptamos, porque nos da miedo lo desconocido (quedarse sin trabajo, no llegar a fin de mes, no poder pagar la hipoteca… y numerosas razones que creemos indispensables en nuestra rutina).

Así que tu vida termina siendo monótona, aburrida, poco flexible, sin sorpresas… algo que –crees- te ahorra muchas preocupaciones.

sal de tu zona de confort

Por ejemplo, tenemos a un jefe que no nos gusta pero del que siempre podremos decir “más vale malo conocido que bueno por conocer”, pero coincidirás conmigo en que eso no debería ser así.

Aunque quedarse dentro de tu zona de confort no es malo, los expertos consideran que aquellas personas que permanecen a lo largo de su vida en la misma zona de confort son conformistas, poco ambiciosas y suelen tener falta de confianza en si mismas o miedo hacia lo desconocido.

2. SALIR DE LA ZONA DE CONFORT

Aún teniendo todas tus aspiraciones cubiertas, ¿te has planteado alguna vez cambiar tu rutina? ¿O ampliar tus expectativas? ¿O mejorar tu vida de alguna forma?

Pues bien, salir de tu “zona de confort” supone querer superar tus expectativas y llegar a mejorarlas de forma asombrosa, alcanzando así nuevos horizontes.

Se trata de ver de manera diferente las cosas de tu entorno, es perder el miedo a lo desconocido. Y, quizá, perderlo signifique tomar acción en tu vida y emprender algo nuevo.

Un claro ejemplo de “salir de nuestra zona de confort” es cuando nos vamos fuera de nuestro país para vivir a otro distinto, es decir, que salimos de nuestra zona de confort para acceder a una zona de aprendizaje (viaje de estudios, una beca, estancia en el extranjero, encontrar trabajo fuera de tu país, etc.).

Allí nos enfrentamos a gente nueva, lugares desconocidos, un idioma diferente y a una cultura ajena.

Esa zona de aprendizaje no está libre de peligros, miedos y frustraciones, ni mucho menos, pero es verdad que una vez que los superamos, nos convertimos en personas más seguras y con más confianza. ¿Nunca te ha pasado esto?

zonas-de-confort-y-aprendizaje

Esta sensación muestra que nuestra zona de confort se ha expendido a otro espacio y somos capaces de sentirnos seguros en un radio de acción más amplio.

Nuestro mundo se hace más pequeño y más manejable, y por el camino hacia esa zona de aprendizaje hemos hecho desaparecer muchos de nuestros miedos iniciales.

En este ejemplo tan claro, hemos superado nuestras expectativas sin quererlo y hemos alcanzado nuevos horizontes.

Por tanto, salir de nuestra zona de confort permite cosas buenas y positivas: lo inesperado, las sorpresas, las oportunidades o las nuevas experiencias.

Entre ambas zonas se encuentra la zona de aprendizaje. Y durante el aprendizaje, construyes una mejor versión de ti mismo aprendiendo de tus éxitos y tus fracasos.

Si ya has llegado hasta aquí es que quizá es porque te interese dar el paso al frente, ser valiente y salir ahí fuera para perseguir tus sueños.

Si lo han hecho otros y lo han logrado, ¿por qué tú no?

Échale un vistazo a este vídeo explicativo y resumen de las diferentes zonas tan interesante.

3. LO QUE DEBES SABER

En algún momento de tu vida y para conseguir tu crecimiento personal es necesario dar ese paso adelante.

Pero antes de hacerlo, tienes que autoevaluarte como persona, porque vas a ser tú quien defina lo que quieres perseguir, no los demás:

  • Confiar en ti mismo y perseguir tus sueños
  • Experimentar y tener curiosidad te ayudará a expandir tus límites.
  • Intentar hacer cada día una cosa nueva: visitar lugares nuevos, hablar con gente nueva, aprender de sus experiencias, etc.
  • Nunca desistas de tu progreso. Si tiras la toalla en medio del camino perderás todos los avances realizados hasta entonces.
  • Si quieres seguir creciendo debes superar el miedo al fracaso.
  • Recuerda, lo importante no es tener éxito sino llegar hasta allí.

A continuación, lee las consecuencias que acarrea el salir de tu zona de confort:

> Te hará más fuerte como persona. Si sales de tu zona de confort, disfrutarás del aprendizaje y con el tiempo podrás mirar atrás y sentirte orgulloso de ti mismo. Aquí es donde empieza tu desarrollo personal. Vale la pena luchar por tus sueños, ¿no?

> Estimula tu creatividad, ya que tienes que hacer frente a las dificultades y romper con lo conocido, con la rutina.

> Te permite adquirir autoconfianza y mejorar tu percepción sobre tus capacidades para alcanzar tus metas. Produce menos estrés, ansiedad y mejores resultados y pensamientos positivos.

> Te ayuda a seguir con tu desarrollo personal permitiendo la experimentación.

> Obtendrás una vida más placentera, ya que conocerás gente y lugares nuevos, y vivirás nuevas experiencias gratificantes.

> Realizar actividades desconocidas y desafiantes te proporcionan una gran estimulación mental y social.

Por tanto, si no sales de tu zona de confort, nunca emprenderás y nunca te podrás adaptar a nuevas vivencias.

4. PREPARADO PARA EMPRENDER

En un momento de crisis como el que vivimos en la actualidad en este país, donde encontrar un puesto de trabajo de calidad y bien pagado es cada vez más complicado, aparece la figura del emprendedor, esa persona que ha salido de su zona de confort para luchar por sus propios sueños.

Se trata de alguien que cree en sus ideas y que es capaz de llevarlas a cabo, para encontrar así la forma de materializar sus sueños. Y, convertirse en emprendedor no tiene edad.

Quiero aconsejarte la lectura de este post en El Blog de Ismael Ruiz que explica cómo se puede ser emprendedor y triunfar más allá de los 40 años.

Así que plántate aquí y da un paso al frente para empezar a creer en ti. ¡Suerte!

Sin comentarios

Publica un comentario